El pensamiento creativo

Photo by Austin Chan on Unsplash

Vuelo de reconocimiento

GPS para descubrir tu potencial creativo

La palabra pensamiento viene del verbo latino «pensaré» que es sinónimo de «pensar», mientras que creativo procede de «crear», también un verbo latino que puede traducirse como «engendrar» o «producir». La creatividad es la facultad de crear. Supone establecer o introducir por primera vez algo; hacerlo nacer o producir algo de la nada. El pensamiento por su parte, se define como todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto. El pensamiento creativo, por lo tanto, consiste en el desarrollo de nuevas ideas y conceptos. Se trata de la habilidad de formar nuevas combinaciones de ideas para llenar una necesidad. Se puede entender entonces, por pensamiento creativo a la adquisición del conocimiento en un modo particular de abordaje cognitivo que presenta características de originalidad, flexibilidad, plasticidad y fluidez, y funciona como estrategia o herramienta cognitiva en la formulación, construcción y resolución de situaciones problemáticas en el contexto de aprendizaje, dando lugar a la apropiación del saber.

Los elementos que conforman la creatividad serían:

  1. Producir una forma de pensar nueva
  2. El propósito de esta idea es darle solución a una problemática
  3. La idea original deberá desarrollarse al 100% de sus capacidades
  4. Tener previstas las consecuencias que la nueva idea traerá consigo

«Una vez que nace una nueva idea, ya no puede ser despensada. En cada nueva idea hay cierto sentido de inmortalidad.» —Edward de Bono.

El pensamiento creativo hace referencia al pensamiento del entorno social de la creatividad, que es en general el campo o ámbito en que uno se desempeña. Tiene que ver con la habilidad de aportar ideas y pensamientos que nos diferencien de la gran mayoría de personas a nuestro alrededor. El pensamiento creativo puede ser definido como el pensamiento extraordinario o novedoso, lo que en pocas palabras significa ir un paso más allá que el resto con nuestras ideas y pensamientos. Un claro ejemplo de pensamiento creativo es generar nuevas ideas sobre cómo utilizar un determinado producto ya existente. Un producto que ya cuente con un uso plenamente identificado.

El pensamiento creativo puede desarrollarse de diversas maneras. Es verdad que se requiere de determinadas habilidades para ser un pensador creativo, pero estas pueden ser aprendidas y entrenadas. El pensamiento creativo es algo que debemos cultivar, incluso si ya hemos nacido con ciertas facilidades para generarlo.

El pensamiento creativo es la base del logro creativo

Las estructuras cerebrales de las personas más creativas son iguales que las de individuos menos creativos. No existen diferencias anatómicas. Nuestro cerebro está preparado para ser creativo. Por tanto, no valen las excusas.

Cuando una persona desarrolla sus capacidades de pensamiento creativo, encuentra que día a día genera ideas más originales y con mayor asiduidad. Los resultados son asombrosos. El pensador creativo comienza a descubrir que ve el mundo desde otro ángulo y que sus ideas son totalmente diferentes a las del resto de la comunidad. Sus respuestas a los problemas nunca son las más obvias y suelen ser en muchos casos definidas como revolucionarias.

«Todo lo que necesitamos para ser más creativos es una comprensión básica de cómo funciona la creatividad». —E. Edwards

Un pensador creativo destacará en todos los ámbitos, porque será capaz de generar múltiples ideas a la vez. No renunciará fácilmente y aportará las más originales respuestas ante una situación que requiera ser solucionada, especialmente aquellas de mayor urgencia.

El pensamiento creativo es la capacidad de dejar que su mente cree pensamientos que resulten diferentes e inusuales. El pensamiento creativo se desarrolla en torno a una idea fundamental: pensar más allá del ámbito de lo convencional. Se trata de ser capaces de pensar fuera de lo común y ser originales en el proceso de creación de ideas.

El pensamiento es un proceso. Es algo natural. Todos lo experimentamos y básicamente no es algo que requiera demasiado tiempo para perfeccionarse. No obstante la capacidad de convertirse un pensador creativo es importante y vale la pena prestarle la atención necesaria si deseamos sacarle el mayor provecho. Todos pensamos, mas no todos pensamos creativamente.

La creatividad no es exclusiva de ninguna profesión ni discrimina por género o edad. El momento para darle play a la generación de ideas es ahora. Tu trabajo es construir tu camino, el mejor que puedas, para comenzar el viaje con boleto de ida que es la creatividad. En tu mochila, déjame incluir estos seis consejos que a mí me sirvieron y creo que a ti también pueden serte útiles.

  • Expone y comparte lo que haces. Deja de ser un acumulador de ideas en una libreta.
  • Prueba nuevos métodos o técnicas, ya sea que tengan relación con tu actividad o no. El hecho de hacer algo diferente rompe ciertas «zonas de confort» y nos estimula al desafío creativo.
  • Compara tus ideas. No temas preguntar, no sientas vergüenza en pedir una opinión. Pon el tema sobre la mesa y verás como tu entorno se transforma en un círculo virtuoso.
  • Aprende a aprender. El saber, en este caso, ocupa lugar; un espacio valioso y necesario para alimentar la información en los «cajones» de tu cerebro.
  • Contagia a tu entorno. Transmite tu conocimiento y motivación para crear un ecosistema fértil.
  • Arranca, ¡acción ya! Deja de esperar que las cosas pasen. Trabaja y haz que sucedan. Confía en ti mismo, si no lo intentas nunca sabrás.

«Las mejores ideas vienen como chistes. Haz tus pensamientos tan divertidos como puedas». —David Ogilvy

Ser protagonista implica asumir riesgos. Sin riesgos, cambiar o mejorar queda en manos de otros. A nosotros nos cuestan los cambios. Mientras tanto, los cambios se van sucediendo.

Todo ha cambiado, está cambiando y seguirá cambiando.

El futuro es hoy. Siempre es hoy

Si el artículo te gustó, por favor, regálame un 👏 y compártelo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!

Gustavo Martin

Hey, I’m Guss. Public speaker about creative thinking. Creative Consultant. Workshops, courses and conferences. Fan of branding & innovation.

Director of Plums: boutique brand design agency. The priority is to sow; innovation is a consequence. Our motto is: to sow the seed and it will grow.

You can visit my website www.gussmartin.com

--

--

--

Hey, I’m Guss. Speaker about creativity and innovation. Creative Consultant, Workshops & Courses. + gussmartin.com

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Gustavo Martin

Gustavo Martin

Hey, I’m Guss. Speaker about creativity and innovation. Creative Consultant, Workshops & Courses. + gussmartin.com

More from Medium

What is Domain Authority and Why Does It Matter to SEO

Analog Ephemera and the banged up 78rpm

When Colors Speak Louder Than Words

From Development or Conservation to Fat Bears and Big Trees